Cover facebook

Antecedentes

En la última década la Región Chorotega sufrió una variación climática significativa, afectando las zonas de recarga acuífera y por ende la disponibilidad de agua tanto para los ecosistemas naturales como para los antropizados. La situación es alarmante, dado que la cantidad de agua especialmente en época seca, no es suficiente para sustentar la demanda de agua potable para las comunidades, ni para las actividades productivas como la agricultura, ganadería y el turismo. Incluso, actividades como la pesca se ven afectada por el calentamiento de las aguas y la alteración de los ciclos de vida de las especies.

 

En la figura 2 se puede visualizar el escenario que plantea el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, 2016) para la provincia de Guanacaste. Para el añ0 2030 la precipitación en toda la provincia disminuirá drásticamente.

 Precipitación 2030

Figura 2. Escenario de precipitación para el año 2030 en la provincia de Guanacaste (IPCC, 2016)

En su mayoría, las Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (ASADAS), reportan situaciones que ocasionan conflictos sociales e irregularidad en el suministro del servicio; en los últimos años incrementó la sobreexplotación de los acuíferos, salinización superior a 800 ppm y proliferación de pozos ilegales en toda la provincia. El déficit de agua genera mayor presión sobre las escasas fuentes naturales e incrementa problemas socioeconómicos. Las cosechas agrícolas se ven comprometidas por la alteración espacial y temporal de las lluvias, con lo cual aumenta la importación de productos, disminuyendo la contratación de empleo temporal y permanente. La calidad de vida también se ve afectada, no sólo por las altas temperaturas y el estrés que generan las problemáticas socioeconómicas, sino también por latente el deterioro ambiental y la incertidumbre en la seguridad alimentaria y nutricional.

Importancia de la Campaña “Sembremos agua en Guanacaste"

Investigaciones previas de la UNED revelan ausencia de identidad ambiental en muchas comunidades guanacastecas y esto se refleja en desmotivación a restaurar y a conservar sus ecosistemas naturales, a desarrollar actividades productivas sostenibles y ambientalmente responsables. Lamentablemente, la problemática ambiental no es exclusiva de la Región Chorotega, tampoco la indiferencia social hacia la misma, que prevalece a nivel nacional y compromete el establecimiento de estrategias efectivas de adaptación al cambio climático. Nuestra Red considera que la estrategia de adaptación más efectiva radica en que cada habitante de Costa Rica determine su huella ecológica, reconozca su responsabilidad ambiental y se proponga metas para compensarla.

La responsabilidad de solucionar los problemas ambientales y socioeconómicos no corresponde únicamente a los gobiernos locales ni al gobierno central, como individuos y como empresas debemos aportar nuestro grano de arena para revertir la situación actual, asegurando la sostenibilidad de las inversiones realizadas y procurando un ambiente equilibrado para las futuras generaciones. Considerando lo anterior, el Proyecto Huella Verde-UNED desea generar un proceso de sensibilización ambiental a lo largo y ancho del país, a través de la Campaña Sembremos agua en Guanacaste. Esta campaña pretende despertar el espíritu solidario de Costa Rica, haciendo un llamado de atención sobre la delicada situación que vive Guanacaste con relación al déficit de agua y que plantea escenarios catastróficos para los años venideros y con repercusión nacional en todos los contextos.

Sembremos agua en Guanacaste representa la etapa 0 de Huella Verde-UNED, tiene como socios principales al Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE-KÖLBI) y la Cámara de Turismo de Guanacaste (CATURGUA). Cuenta con la valiosa colaboración de Hanna Gabriels, destacada atleta nacional y campeona mundial de Boxeo en la de la categoría superwélter. Fortaleciendo la filosofía inclusiva de nuestro proyecto, la Campaña es patrocinada por la consultora Acceso Visual, en la interpretación a LESCO.

Objetivos

1. Promover procesos de sensibilización ambiental sobre la problemática del agua en Guanacaste, provincia con alta vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático.

2. Recaudar recursos para establecer los viveros de árboles nativos que serán empleados en la restauración ecológica de ecosistemas degradados en Guanacaste, procurando mejorar calidad ambiental y en particular las fuentes de agua en la Región Chorotega.

3. Crear una plataforma de identificación social con el Proyecto Huella Verde-UNED, promoviendo la disminución de la huella ecológica individual y colectiva como estrategia de adaptación al cambio climático.

 ¿Por qué necesitamos construir viveros de árboles nativos?

Sembrar un árbol es una acción muy buena siempre y cuando se tenga claridad dónde sembrar, para qué sembrar, cuándo sembrar y en particular qué especie sembrar de acuerdo a las características ecológicas de un lugar determinado. En Costa Rica es difícil encontrar viveros de especies nativas que produzcan árboles de calidad y que certifiquen la procedencia genética de las semillas.

La obtención de plantas de calidad es más complejo aun, considerando que muchas especies de Guanacaste se han visto afectadas por la variabilidad climática, esto implica que no producen semillas y si producen no son suficientes o en su mayoría no son viables. Otro aspecto importante es que algunos viveros tradicionales se enfocan en producir plantas comerciales sin rigor científico y su producción suele estar limitada a pocos árboles comunes, dejando por fuera especies de vital importancia ecológica para la restauración de los ecosistemas.

¿Qué tipo de vivero se va a crear?

Se crearán cinco viveros modelos en diferentes zonas de Guanacaste, procurando que los arbolitos germinen y crezcan en condiciones climáticas similares a las zonas donde serán sembrados. Además, se toma en cuenta la disminución de la huella ecológica por combustible para trasladarlos de los viveros a los sitios en restauración. El concepto de vivero modelo se refiere a un espacio que funcione tanto para reproducir las plantas nativas, como un aula abierta en donde se brinde capacitación a niños, jóvenes, adultos mayores y comunidad en general sobre educación ambiental, abonos verdes, reciclaje, manejo de residuos, así como creación de huertas y jardines urbanos. Estamos promoviendo una producción limpia, coherente con nuestra misión y visión, por ello en la gestión de los viveros se empleará tecnología eficiente y de bajo coste como los sensores arduino, con el fin de controlar variables como iluminación, temperatura, humedad y riego, evitando así desperdicio energético y de agua. Cada planta será identificada con un código QR que permitirá trazabilidad y transparencia en todo el proceso.

Pronto estaremos publicando más detalles sobre cómo puedes apoyar Sembremos agua en Guanacaste!